CUENTO: LA PIEDRA DE LA MUJER SABIA

Una mujer sabia que viajaba por las montañas encontró una piedra preciosa en un arroyo. Al día siguiente se topó con otro viajero que estaba hambriento, y la mujer sabia abrió su bolsa para compartir su comida. El viajero hambriento vio la piedra preciosa en la bolsa de la mujer, la admiró y le pidió que se la diera.

La mujer sabia lo hizo sin vacilar.

El viajero se marchó, felicitándose de su buena suerte. Sabía que la joya era lo bastante valiosa como para proporcionarle seguridad para el resto de su vida.

Pero unos días más tarde el viajero volvió en busca de la mujer sabia.

Cuando la encontró, le devolvió la piedra y dijo:

– He estado pensando, sé lo valiosa que es esta piedra, pero la devuelvo con la esperanza de que pueda darme algo mucho más precioso: Si puede, déme lo que tiene en su interior que la capacitó para darme la piedra.

«The best of bits and pieces» en Sopa de Pollo para el alma de la mujer.

GRACIAS POR VUESTRA GENEROSIDAD Y POR COMPARTIR VUESTRO INTERIOR.

FELIZ DÍA,

ANA

Post by Ana Asensio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *