EL PRINCIPITO Y EL ZORRO

CAPITULO XXI DEL PRINCIPITO

Dedicado a alguien que me enseñó aún más del amor por mi profesión y me presentó a este pequeño ser cargado de inteligencia, para ti Carmen,
y para todas aquellas relaciones personales sanas y bonitas:

«Entonces apareció el zorro.
– Buenos días-dijo el zorro.
– Buenos días- respondiò cortesmente el principito, que se dio la vuelta pero no vio nada.
– Estoy acá- dijo la voz- bajo el manzano….
– Quien eres?- dijo el principito- eres muy lindo…
– Soy un zorro- dijo el zorro.
– Ven a Jugar conmigo- le propuso el principito- Estoy tan triste!…
– No puedo jugar contigo- dijo el zorro- No estoy domesticado.
-Ah! perdón- dijo el principito.
Pero después de reflexionar, agregó:
– ¿Qué significa «domesticar»?
– No eres de aquí-dijo el zorro- Qué buscas?
– Buco a los hombres-dijo el principito- Qué significa «domesticar»?
– Los hombres- dijo el zorro tienen fusiles y cazan. Es muy molesto. También crían gallinas, es su único interés. ¿Buscas gallinas?.
-No dijo el principito- Busco amigos. ¿Qué significa «domesticar»?
– Es una cosa demasiado olvidada, significa «crear lazos».
– ¿»Crear Lazos»?
– Si- dijo el zorro-.Para mi no eres todavía más que un muchachito semejante a cien mil muchachitos. Y no te necesito. Y tú tampoco me necesitas. No soy para ti más que un zorro semejante a cien mil zorros. Pero, si me domesticas, tendremos necesidad el uno del otro. Serás para mí único en el mundo…
– Empiezo a comprender- dijo el principito-.
(continuará…..)

«el principito, Antoine de Saint-Exupéry»

Post by Ana Asensio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *