LA ANSIEDAD II, «HABLANDO DE ANSIEDAD», post para tener un rato y re-leerlo….(segundo capítulo)

«hablando de ansiedad».

La ansiedad, aquella incomodísima y descontrolada sensación corporal y mental, que hace que uno se sienta mal, débil, perdido, con miedo, e incapaz de resolverla… y muchos etcs… corresponde como muchos psicólogos decimos a una respuesta fisiológica de sintomatología variada y mental a situaciones que el cuerpo percibe como peligrosas o dañinas.
La ansiedad, los psicólogos la dividimos en dos:

1.La «ansiedad rasgo» (como rasgo de personalidad, tendencia a reaccionar de manera ansiosa a las situaciones).

2 . La «ansiedad estado» ( como respuesta a una situación puntual en la que el cuerpo no sabe/no puede reaccionar de otra manera).

3. Y yo personalmente añado una tercera que es la ansiedad “rasgestado” que sería la mezcla y variación de las otras dos; es decir tener cierta tendencia a manifestar ansiedad debido a una circunstancia que se nos mantiene en el tiempo, la cual va haciendo daño y que conformemos un cierto “carácter” puntual para una época de nuestras vidas que sería tener como forma de reacción en ocasiones presentar ansiedad y que su utilidad y mensaje sería decirnos que hemos entrado sin darnos cuenta y de manera enmascarada en una situación pseudo depresiva o de tristeza no consciente y en donde inconscientemente elegimos de alguna manera “no vivir” o asfixiarnos por llevar cargas de otro tipo.

Por ejemplo, una relación de pareja que funcionó y ya no, y empieza a haber problemas, y dificultades, malos ratos de manera sostenida, no amor y no satisfacción, y sentimos que esta situación comienza a generarnos malas sensaciones y cierto maltrato mutuo, abandono y no se quiere continuar, se hace daño, no se dice y nos empeñamos en seguir intentandolo y persistiendo a pesar de ver claro que no funciona y sentir que no va bien , que se discute, que no se está cómodo, etc…el cuerpo si finalmente no le haces caso puede que manifiesta ansiedad frente a ello, sin haber sido antes personas ansiosas, deprimidas o con tendencia a reaccionaer así.

Otro ejemplo puede ser el querer ser una èrsona super ayudadora, super entregada, con mucha genrosidad, «ser» siempre el paño, la fuerte, la que sostiene y soluciona y no tenerse en cuenta auna misma y si tener muy en cuenta las necesidades de los demás. el cuerpo quizás te avise con ansiedad de que deberías cambiar; está bien ser generoso y amoroso con los demás, pero cuida tus límitis, limitaciones, tu interior, tu vida y espacio y que el querer estar para los demás no te leve a ti por delante.

NOTA del post: lA ANSIEDAD SUELE REPRESENTAR SIEMPRE EL SÍNTOMA DE UN MOMENTO DE ESTADO DEPRESIVO O PSEUDO DEPRESIVO QUE LA PEROSNA NO RECONOCE Y DEBIDO FUNDAMENTALMENTE A UNAS CIRCUNSTANCIAS DE LAS QUE NO SOMOS CONSCIENTES DEL GRADO DE MALESTAR QUE NOS PRODUCEN O EL DAÑO QUE NOS HACE.

Ana Asensio

Post by Ana Asensio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *