LAS ADVERSIDADES

LAS ADVERSIDADES
Yo soy de la opinión que las situaciones adversas (que queda mejor llamarlas así), o las situaciones que nos vienen en contra pueden resultar generalmente además de dolorosas, tristes, desagradables o críticas, pero sobre todo son muy muy “incómodas de convivencia o de vivir”.
Vivir una situación mala, un disgusto grande, un dolor, una pérdida, importantes problemas económicos, familiares, laborales…, aparte de ser un sufrimiento, es realmente un “tostón”.
Digo lo de “tostón” , porque aparte de la situación puntual que uno vive, tiene que aguantar vivir con emociones incómodas, que no nos ayudarán a priori y en parte a pasar esta “enfermedad-estado”.
Es decir, si a una gripe en la sientes fiebre y dolor de cuerpo, le sumas que tienes que guardar cama y no podemos leer o ver la tele por ejemplo, la gripe se hace más gripe aún si cabe.
Volviendo al tema de las situaciones feas de la vida, realmente aparte de las mil emociones que nos hacen sentir como rabia, culpa, miedo, dolor, tristeza, angustia… son muy incómodas de vivir y resultan bastante limitantes, alejándonos temporalmente de un funcionamiento sano.
Por lo tanto, creo que uno podría cuantificar la dosis de sufrimiento de varias maneras:
¿Por que no optimizar al máximo los recursos y minimizar al máximo esas dosis de sufrimiento?
Es decir, si a las dosis de sufrimiento que provocan una situación adversa, le inyectamos dosis de cura, de calorcito y de situaciones reparadoras, el mal trago o el sufrimiento será menor.
Propongo que cada uno que encuentre su modo, desde rodearse de amigos, ir al psicólogo, pasear por el parque, irse a un viaje, coger una baja y curarse de esta gripe del alma, leer y ver películas, salir de cañas, divertirse, entretenerse, buscar nuevas aficiones, aprendizajes, acercarse a gente que haya pasado por algo similar, acercarse a gente comprensiva que te pueda apoyar y ofrezca su hombro, acercarse a la gente que te quiere y  te devuelva tu imagen ayudándote  volver a sentir quien eres,; Pon los medios y deja pasar tiempo…Y SOBRE TODO TODO PIENSA QUE ESTO TAMBIÉN PASARÁ.
Por lo tanto,  cuando lleguen situaciones adversas, échale dosis de sopa calentita al frío sufrimiento y verás cómo los síntomas se atenúan, la gripe te hará menos daño y desaparecerá antes de lo que imaginabas.
Te deseo con mucho cariño y calorcito ánimo y  una Feliz Recuperación
ANA ASENSIO
Psicóloga
Post by Ana Asensio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *