LA MEJOR DECISIÓN

«La mejor decisión»

 Tienes que tomar una decisión?

 Quieres tomar una decisión?

 Sabrías decidir? Sabes lo que es decidir? Sabes cuándo decidir?

 Sabes que a veces no decidir es también decidir?

 Como saber cuál es tu mejor decisión?

 Sabes los tiempos para tomar una decisión?

 Sabrías distinguir entre decisión, impulso y raciocinio?  Son la misma cosa?

 

Las decisiones se componen de muchas variables:

 -Quien las toma

 -Cuantas personas están implicadas

 -Si es voluntaria o no

 -La variable racional y mental

 -La variable emocional

 -la variable contextual: donde se toma

 -La variable temporal: momento en el que se decide.

 

En este caso me centraré en decisiones voluntarias que pueden implicar a una o más personas.

 Las decisiones voluntarias tienen: 

1. componentes emocionales: nuestras apetencias,  impulsos,  necesidades,  recuerdos,  etc…

 2. Componentes racionales:

 Donde haríamos un balance de pensamiento de implicaciones o consecuencias de dicha decisión, qué sucedería,  cómo afectaría,  a quien afectaría,  qué cambios supondría,  qué pros, qué contras, qué beneficios etc…

 Y con ambas variables podríamos hacer un cuadro para la toma de una decisión.

 Un aspecto importante en la toma de decisión es la intuición: la intuición es un don maravilloso que todos poseemos y que nos indica muchas cosas de nuestra vida; en el caso de las decisiones nos sirve para saber (entre otras cosas) si es o no el momento adecuado para tomar esa decisión. La intuición estaría marcando cuan de dudosa o borrosa vemos la decisión en dicho momento,   aunque por otros factores nos apetezca tomarla y lanzarnos, o si por el contrario observamos que los acontecimientos que suceden y el camino que vemos nos lleva claramente a decidir lo que deseamos; la intuición marca un tempo interior muy valioso y escucharla puede sernos muy útil.

 Recordemos que a veces dejar una decisión en el aire o no decidir también es decidir, y recordemos también que las decisiones no son equivocaciones,  son experiencias.

 Es importante saber que las decisiones que tomamos también se pueden modificar con otras decisiones.

 

Y por otro lado a veces es importante lanzarse y tomar dicha decisión sin pensar mucho más ya que lo vemos o lo sentimos claro: eso es lo más importante,  verlo claro y sentirse en armonía, sea cual sea nuestra variable/s principal/es para decidir (racional o emocional).

 No temamos a nada y sintámonos libres para decidir o no, sintiendo el placer de la integridad que somos.

 

 Creo importante recordar que  la paradoja y los sentimientos incongruentes también son humanos,  y hacen ,si cabe ,aún más grande nuestra naturaleza,  pero esto lo decido dejar para otro post 😉

 

Por lo tanto ten claro siempre que la mejor decisión es la que tú decidas.

 

Seguro que has tomado una gran decisión.

 

Ana Asensio

 Psicóloga

 
Post by Ana Asensio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *