Artículo de Ana Asensio para Ser Padres

Problemas del lenguaje

Los trastornos del lenguaje dificultan que los niños entiendan lo que se les dice y la expresión de sus propios pensamientos y sentimientos. Y no solo eso. También pueden afectar a cómo aprenden y socializan.

contenido relacionado

Contenido relacionado

Si estás preocupado porque tu hijo puede tener un trastorno del lenguaje, no estás solo. Estas condiciones son sorprendentemente comunes en la infancia y hay muchas maneras de tratarlas. Conocer más acerca de las dificultades del habla en los pequeños es un buen comienzo para ayudar a tu hijo.

Un trastorno del lenguaje es una insuficiencia que dificulta encontrar las palabras adecuadas y construir oraciones claras al momento de hablar. También puede dificultar entender lo que las personas dicen. Un niño puede tener dificultad para entender lo que otros dicen, para poner los pensamientos en palabras o ambos.

Puedes notar que el vocabulario de tu hijo es muy básico para su edad cronológica y sus oraciones cortas, gramaticalmente incorrectas e incompletas o que observes que mientras sus compañeros charlan y hacen chistes, tu hijo tiene problemas para seguir una conversación y entender los chistes. También puede que hable utilizando oraciones de dos palabras y que tenga problemas para responder incluso preguntas simples.

Los niños con trastornos del lenguaje, comúnmente no tienen problemas escuchando o pronunciando palabras. Su reto es dominar y aplicar las reglas del lenguaje, como la gramática. Ellos no son lo que llamamos “hablantes tardíos”.

Si al niño no se le ofrece un tratamiento para sus problemas de comunicación, estos continuarán y pueden ocasionarle dificultades emocionales y académicas.

 Tipos de trastornos:

Existen tres trastornos del lenguaje.

– Dificultades del lenguaje receptivo: implican incapacidad para entender lo que otros están diciendo.

Dificultades del lenguaje expresivo: implican incapacidad para expresar pensamientos e ideas.

Trastorno mixto del lenguaje receptivo-expresivo: implican incapacidad para entender y usar el lenguaje hablado.

Los trastornos del desarrollo del lenguaje son mucho más comunes en niños. Los niños con trastornos del desarrollo del lenguaje, a menudo comienzan a hablar más tarde que los niños de su edad. Este retraso no está relacionado con su nivel de inteligencia y habitualmente tienen problemas con las habilidades del lenguaje expresivo y receptivo antes de los cuatro años.

Dificultad para expresarse

Los problemas de comunicación oral son los más comunes dentro de los trastornos del lenguaje y abarcan:

Un vocabulario limitado comparado con niños de la misma edad.

Dice “ah” y sustituye palabras precisas con palabras generales como “cosas” o “eso”.

Tiene problemas para aprender nuevas palabras del vocabulario.

Omite palabras clave y confunde los tiempos verbales con facilidad.

Repite mucho ciertas frases cuando habla.

Se muestra desesperado por su incapacidad para comunicar pensamientos.

No habla mucho ni con frecuencia, pero entiende lo que las otras personas dicen.

Es capaz de pronunciar palabras y sonidos, pero a menudo las oraciones no tienen sentido.

La variedad de estructuras de oraciones (sintaxis) que emplea cuando habla es limitada.

A los 15 meses, no usa tres palabras.

A los 18 meses, no dice “mamá”,, “papá” u otros nombres habituales y sencillos.

A los 24 meses, no usa al menos 25 palabras.

A los 30 meses, no usa frases de dos palabras, incluyendo frases con un sustantivo y un verbo.

A los 36 meses, no tiene al menos un vocabulario de 200 palabras, no pide las cosas por su nombre, repite las mismas preguntas hechas por otros, parece haber perdido algunas habilidades de lenguaje o no usa oraciones completas.

A los 48 meses, a menudo usa palabras de manera incorrecta o usa una palabra similar o relacionada en lugar de la correcta.

Más que un problema de habla:

contenido relacionado

contenido relacionado

Los trastornos del lenguaje pueden afectar a los niños de diferentes maneras, tanto social como académicamente.

Habilidades sociales: Entender lo que otros están diciendo y expresarse a sí mismo por medio de palabras ayuda a los niños a formar relaciones. Cuando los niños no se pueden comunicar claramente, pueden tener dificultades para hacer amigos y formar parte de un grupo social.

Puede que prefieran estar solos y volverse tímidos o distantes. También pueden ser blanco de acoso o actuar agresivamente porque no pueden resolver sus problemas verbalmente.

Problemas académicos: Algunos niños con trastornos del lenguaje también tienen dificultades con la lectura y con la escritura debido a la limitación de su vocabulario y escaso entendimiento de la gramática.

Señales de alarma

Estos son algunos signos que podrían alertarte de un posible retraso en el lenguaje de tu hijo:

3 A los 15 meses: no mira o señala personas u objetos cuando son nombrados por un padre o cuidador.

3 A los 18 meses: no sigue instrucciones simples como “toma tu abrigo”.

3 A los 24 meses: no es capaz de señalar en una foto o en el cuerpo cuando una parte del cuerpo es nombrada.

3 A los 30 meses: no responde en voz alta o moviendo la cabeza y no hace preguntas.

3 A los 36 meses: no sigue instrucciones de dos pasos (como, “acércate a la mesa y coge la muñeca”) y no entiende palabras referentes a acciones.

Cómo actuar

El primer paso es descartar problemas auditivos, causas comunes de las dificultades del lenguaje. Si no se encuentran dificultades auditivas y estás preocupado acerca del desarrollo del lenguaje de tu hijo, puedes buscar ayuda en un logopeda o un psicólogo para que lo evalúe. Algunos niños con trastornos del lenguaje tienen dificultades con la lectoescritura o trastorno por déficit de atención (TDA). Es importante tratar o estimular a los niños con trastornos del lenguaje tan pronto como sea posible. Las estrategias de tratamiento que pueden ayudar a tu hijo incluyen:

3 Terapia del lenguaje individual: Un logopeda o especialista en terapia de comunicación y lenguaje puede trabajar individualmente con su hijo para desarrollar su vocabulario y mejorar su gramática. El terapeuta también le enseñará a usted cómo trabajar con su hijo en la casa.

3 Psicoterapia: Si su hijo tiene problemas emocionales asociados como resultado de sus dificultades con el lenguaje, podría considerar la ayuda psicológica.

3 Adaptación curricular en la escuela a sus necesidades si fuese necesario.

Ejercicios en casa

Puedes también mejorar las habilidades orales de tu hijo en familia.

-Comunícate con tu hijo tanto como puedas. Durante los años de infancia temprana, en los 7 primeros años, el lenguaje hace su máxima explosión cognitiva en nuestro cerebro y, a pesar de que poseemos cierta plasticidad cerebral, es importante que en esas edades la estimulación del lenguaje esté muy presente.

Incorpora actividades lúdicas en la rutina. Se puede estimular el lenguaje en casa de una manera muy lúdica con música, cuentos, canciones, con gestos, juegos vocales, juegos de vocabulario a través de gestos, adivinanzas sencillas y adaptadas, lecturas atractivas con preguntas de comprensión o escucha de historias. También ampliando el vocabulario cotidiano (qué prendas nos ponemos, qué comida estamos usando para preparar la cena, qué colores tenemos en el jardín, etc.). Jugar a las expresiones, las redacciones, o fomentar el desarrollo de la lectoescritura, apoyará mucho al lenguaje.

Haz de la lectura una experiencia interactiva. Pregunta acerca de los dibujos del libro y deja que tu hijo invente un nuevo final o represente la historia con marionetas. Léele cuentos y anímalo a aprender rimas y canciones infantiles, podéis jugar también a las palabras prohibidas o tabú haciendo definiciones de cosas sin poder usar un determinado vocabulario o podéis jugar a “quién soy” mientras hacéis preguntas de si o no de un personaje al que tenéis que llegar con esas preguntas.

La estimulación del lenguaje en casa y los juegos van a depender de la edad del niño, de la madurez o capacidad cognitiva, y del trastorno o grado de dificultad que presenta.

Ana Asensio, Revista Ser Padres (Lenguaje)

Post by Ana Asensio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *