Artículo de Ana Asensio para Sapos y Princesas

Niños con necesidades especiales: Qué hacer durante los primeros años

Tener un hijo con necesidades especiales en la familia es de las cosas más difíciles a las que se pueden enfrentar unos padres a lo largo de su vida. Pero a su vez, es de las experiencias que más nos harán crecer como personas y que, además, puede traernos otras vivencias muy positivas que no conocemos.

En el caso de los niños con TEA (trastorno del espectro autista), esta noticia salta cuando son pequeños y consultan con profesionales, o al entrar en edad escolar por parte del centro educativo. En un primer momento, se puede convertir en algo muy duro de llevar. Es normal y frecuente que la familia dé un giro y comience a replantearse sus prioridades en la vida. La pareja puede “tambalearse”, ya que también necesita una readaptación. Después, comienza un periodo de cambio donde se reajustan las rutinasse reconoce la red de apoyo verdadero y donde toda la escala de valores empieza a moverse. Es en este periodo inicial cuando suele aparecer la crisis, pero es importante saber que se puede superar y es posible volver a ser feliz.

Contenido Relacionado

Contenido Relacionado

Qué podemos hacer durante la primera etapa

1. Buscar ayuda profesional

Contar con la ayuda profesional médica o psicológica será de gran ayuda para acompañar las fases que se viven familiar y personalmente. Sobre todo al recibir el impacto emocional de la noticia y durante las primeras fases de asimilación, donde uno suele sentirse muy perdido. Un experto también te podrá orientar en el camino con tu hijo.

2. Crear un círculo de apoyo

Únete a tu pareja más que nunca. Es un gran ayuda contar con ella y tener la misma visión para la evolución y el pronóstico del niño. Identificar y fortalecer tu red social de apoyo para vivir este momento en compañía, te aliviará bastante. Es importante que no te cierres a recibir ayuda. Reúnete con familias similares. Suele ser de gran consuelo poder compartir experiencias con personas que viven la misma situación.

3. Ajustar las expectativas y aprende a vivir en el presente

Aprende a vivir con incertidumbre y ve día a día, atendiendo solo a lo que esa jornada te demande, ajustando tus expectativas y teniendo claros los objetivos. Para ello, puedes servirte de los profesionales, que te ayudarán a delimitar las metas que perseguir. En este proceso, será crucial reconocer cada pequeño paso que dé tu hijo y felicitarlo por ello, aprendiendo a encontrar satisfacción interior por el esfuerzo y el trabajo de todos. Una forma de vida práctica y realista te ayudará a seguir hacia delante y a tomar decisiones.

4. Cuidar la salud física y emocional

Atiéndete con la consciencia de que hay algo que requiere que estés y te sientas muy bien. Es importante que detectes en qué momento vital y psicológico estás, para seguir tu propio proceso de autoayuda interior.

5. Hacerse experto

Aprende sobre lo que le sucede a tu hijo. Acércate a la realidad que vive, empatiza con él y con su modo de ver el mundo. Aprende sobre aquello que forma parte de su día a día y hazte experto en el tema. Esto os hará más consistentes y os acercará mucho a él.

6. No olvidar a los hermanos

Es importante no olvidar a los hermanos que forman parte del sistema familiar. Ellos viven las emociones del entorno, por lo que es importante atenderlesexplicarles la situación y hacerles partícipes de ella. Y, si lo necesitan, buscadles durante un tiempo un apoyo profesional que les ayude a superar los momentos más difíciles.

7. Confíar en que la aceptación llegará

Sigue remando, nada ha terminado, al contrario, hay muchas cosas maravillosas que os quedan por descubrir. La aceptación llegará, y no como resignación, sino como un estado de paz interior y comprensión de la vida actual.

Ana Asensio
Psicóloga
Vidas en Positivo

Post by Ana Asensio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *