Artículo de Ana Asensio para Sapos y Princesas

¿Cómo hago para que mis hijos confíen en mí, no mientan y me cuenten las cosas?

Confianza y respeto son la base para una buena relación con nuestros hijos. Esto se construye día a día, por lo que es importante estar disponibles para ellos ya que, seguramente, en algún momento querrán comunicarse. Si vamos deprisa, estamos todo el rato con el teléfono o nos mantenemos fuera de casa durante mucho tiempo y no generamos un espacio para entablar conversaciones, el diálogo no se propiciará. Aquí tienes algunas sugerencias para evitarlo:

1. Sintonizar con nuestros hijos

Es importante sentir conexión con ellos. Esto se hace valorando sus aspectos positivos y conociendo sus gustos. No hay que estar solo cuando tienen un problema en el colegio o para corregirles, lo ideal es que también nos acerquemos sin necesidad de que haya sucedido nada. Respeta sus emociones, sus gustos, y empatiza con ellos. Los niños tienen sus propias preocupaciones, y es importante hablarles con respeto para que lo reconozcan como un acto de amor.

2. Pedir su opinión, hacerles sentir importantes

Cuando sucedan cosas en casa o te ocurra algo que necesites resolver, puedes pedirles su opinión y contarles lo que te preocupa, en función de su madurez y edad de desarrollo. Esto hará que refuercen su autoestima y sientan que pueden ayudar. Aprovecha la información que tengas a mano, las noticias de la televisión o de un periódico, o lo que le haya pasado a un amiguito para hablar de cómo lo ven ellos, qué piensan, qué harían y, de esta manera, observar cómo está su interior, cómo razonan y cómo piensan.

3. Ofrecerles un espacio de intimidad y de privacidad

Es importante que ellos sientan que también pueden tener un espacio propio. Aunque sea para las primeras cosas, como por ejemplo: cambiarse de ropa o su cajón de peluches y objetos preferidos. El respeto por la intimidad es una base fundamental de la confianza, aunque a veces como padres creamos lo contrario.

Contenido Relacionado

Contenido Relacionado

4. Aprender a dar la libertad justa en el momento adecuado

Nuestros hijos necesitan descubrir y equivocarse. Empieza poniéndoles retos. Para ellos será algo divertido y, para nosotros, un ensayo para poder observar cómo piensan y actúan.

5. Construir el espacio de comunicación desde que son pequeños

De esta manera, cuando suceda algo en esa edad o cuando sean mayores acudirán a nosotros. En edades tempranas son como esponjas. Por lo tanto, es muy fácil enseñarles a construir este espacio de comunicación dándoles confianza, dejando que opinen sin ser juzgados y escuchándoles de manera asertiva.

6. Estar dispuesto a escuchar

Intenta no regañarlos o criticarlos cuando haya un intento de comunicación de algo que no te gusta, por ejemplo, si tienen que contar que han roto algo en casa, que han sacado malas notas o que se han pegado con un niño. Aunque nuestro primer impulso sea regañar o “castigar”, si empatizamos y nos mantenemos serenos en el momento, confiarán en nosotros y les podremos ayudar a que lo que ha pasado no se vuelva a producir o a que puedan mejorar en su conducta. Propiciar momentos de diálogo sin que tenga que darse un problema para ello. Podemos contarles otras cosas que nos han pasado durante el día o que nos ha llamado la atención. De esta manera la comunicación irá ligada a todo lo que acontece en sus vidas.

7. Comprender que tus vivencias y tu comprensión no son las suyas

Nosotros necesitamos educar y atender a nuestros miedos como padres, pero también propiciar entornos de comunicación y estar abiertos a lo que ellos van descubriendo. Debemos asumir que, poco a poco irán creciendo, y es importante que mantengamos cierto equilibrio: confiar, enseñar, prevenir y estar presentes siempre.

8. Crear un ambiente familiar donde se sientan queridos y cuidados

Debe ser un ambiente fortalecido de cariño, cercanía, compromiso y lealtad. Por ejemplo, si tenemos una nota negativa del colegio, somos nosotros los que tenemos que dar opción a que se expliquen y a que piensen qué ha podido pasar. Que ellos vean que vamos a ayudarles y queremos poner remedio. Es importante que escuchemos y estemos predispuestos siempre a ayudar, desde la serenidad y la cercanía.

9. Intentar evitar las conversaciones tipo “interrogatorio”

Es importante propiciar una comunicación bidireccional que se dé desde ambas partes. Es saludable tener conversaciones y evitar preguntar un listado de cuestiones: dónde han ido, cómo han ido, quién estaba, con quién han vuelto o qué han comido. Esto interrumpe mucho el canal comunicativo.

10. Reforzarles basándonos en valores

Qué orgulloso tienes que estar de tu esfuerzo académico y de tus resultados”. Por el contrario, el enfado y sus efectos en la comunicación y la confianza no son saludables, porque corta la conexión y la sintonía entre ambas partes. Aunque esto no quiere decir que no apliquemos consecuencias a los hechos que sucedan.

Recuerda que si tus hijos te buscan para contarte algo, son oportunidades que tenéis para comunicaros y estar juntos, y será un indicador de que lo estás haciendo bien.

Ana Asensio
Psicóloga
Vidas en Positivo

Post by Ana Asensio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *