¿Qué es la inteligencia de vida?

8 junio, 2020

Ana Asensio

Blog

0

La inteligencia de vida es el resultado de integrar nuestra INTELIGENCIA RACIONAL + INTELIGENCIA EMOCIONAL+ INTELIGENCIA ESPIRITUAL, es una inteligencia que además contiene la inteligencia espiritual. Es una inteligencia que se sirve también de la intuición, y busca en el discernimiento, es una inteligencia que sabe encontrar el silencio para poder parar, observar, sentir, pensar y decidir.

La inteligencia de vida es la que pone la razón al servicio de nuestro corazón, entendiendo al corazón como un órgano más que también piensa y sabe, y que tiene sus razones, y estas , no son impulsos, estas son las que nacen de la conexión contigo, con tu interior. De esta conexión nacen reflexiones, sensaciones, intuiciones, emociones…y entonces es la cabeza la que con su gran habilidad para asociar, analizar, resolver y planificar, realiza las acciones oportunas que nos llevarán al CAMINO, ese camino que te lleva a todas las cosas, y ese camino que ya es tu felicidad.

¿Cuál es la fórmula matemática de una crisis?

¿Quieres una fórmula para tus momentos críticos? La fórmula matemática del tiempo en el que superamos una situación difícil o crisis sería sería la siguiente: El grado, duración y tiempo de una crisis, dependería de la situación que nos ha producido el impacto emocional, es decir, de lo que ha sucedido en nuestra vida, más el tiempo real que dura lo que lo desencadenó ,y a su vez dividido entre la Inteligencia de vida.

En la que sería situación difícil S, sumada al tiempo que dura K, multiplicada por el impacto emocional que produce I y dividido entre aplicación de Inteligencia de Vida IV (racional y emocional), esto nos da el grado, sufrimiento y tiempo de nuestra crisis. Por lo tanto cuanto más desarrollemos nuestra inteligencia de vida, menos sufrimiento tendremos en nuestra vida, y podremos vivir las crisis de una manera más integrada en nuestro cuerpo y nuestro ser.

Reto de Inteligencia de vida

El reto para estos días:

  1. Estos días hazte un regalo y conecta contigo. Sintonízate, escucha tu melodía interior. Respira, escribe, sal, camina, muévete, corre, duerme, observa, pasea, siente, y regálate tu presencia. Si conectas contigo, será muy fácil que lo puedas hacer con los demás. Si te atiendes, será un regalo para todos y también podrás atender. Si te cuidas, estarás cultivando en el jardín de tu vida.
  2.  Aprovecha para sonreír y para reírte todo lo que puedas. Aprovecha y ríete siempre que puedas y con el estilo que tengas, silencioso, a carcajadas, llorando…Existen muchísimas propiedades saludables de la risa y la sonrisa. Ríete todo lo que puedas, es muy saludable para nuestro organismo, genera mucha química cerebral que favorece un buen estado de ánimo, mueve nuestras vísceras dándoles un masaje, interviene la oxigenación de nuestros tejidos, propicia belleza facial, relajación muscular, elimina tensión interna, favorece la eliminación del estrés, etc…y más. Te propongo un Juego para ti y para tu hogar: Recuerda o recordad aquella vez que tanto te/os reiste/is y recréalo durante un rato en tu mente. Compártelo conmigo si te apetece y observa además cómo te sientes mientras y después de pensar en ello. T¿e hace sonreír?
  3. Un toque de color a tu vida. Sabías que cada color estimula algunas capacidades cognitivas? Sabías que el amarillo es de los primeros colores que podemos ver de bebés? Sabías que el amarillo estimula el intelecto y favorece la concentración? Sabes que los colores también pueden intervenir sobre nuestro estado de ánimo?A mi el amarillo me gusta mucho, pero además el amarillo me da alegría, energía, representa al sol, el calor, la vida y la vitalidad. Te gustan los colores? Los usas en tu vida, en tu ropa, en casa, en tu lenguaje?
  4. Durante estos días te propongo practicar este ejercicio mindfulness que puedes realizar en tan sólo 5 minutos.Lo puedes practicar cuantas veces desees en el día y durante las semanas que desees. Este ejercicio es estupendo para hacer pequeños descansos de actividad continua, para bajar el ritmo interno, para mejorar nuestras sensaciones físicas, o simplemente para disfrutarlo. Siéntate en un lugar en el que te encuentres cómod@, comienza respirando unas cuantas veces con los ojos entreabiertos o cerrados para entrar en el ejercicio. Y después de unas 10 respiraciones, regálate «las 3 eses» :

    -Suelta: haz un recorrido por tu cuerpo soltando la tensión que pueda haber en cara, cuello, piernas, manos, hombros, entrecejo, boca…suelta.
    -Sonríe: sonríe con tu cara, y sé tu cómplice de este regalo. Y traslada esa sonrisa a tu cuerpo, sonríele a cada parte de tu cuerpo, que eres tú.
    -Siente: respira y siente tu cuerpo tal y como esté en ese momento.

    Disfruta de este espacio creado sólo para ti.

  5. Haz como si...Cuando tengas alguna dificultades o problemas que resolver y no sepas hacerlo, recuerda que lo primero es respirar y tener paciencia, aunque tu no lo creas, tu mente ya está trabajando interiormente, y si te serenas encontrará la salida más fácil.Pero un truco que puede ayudarte y además evitar también que te metas en el “antiejercicio” de pensar y pensar todo el rato dándole vueltas, es el hecho de que imagines quien y como lo hubiera resuelto, y solo por un ratito al día. Le llamaras la hora de haz como si, y lo puedes escribir también. Por ejemplo si quisieras tener la serenidad a tope, puedes pensar en quién es para ti alguien o algo muy sereno, y si por ejemplo te imaginas un monje budista, piensa como hace él, o si quisieras por ejemplo resolver una conversación o un tema delicado, imagínate a esa persona que dice las cosas como a ti te encanta, o que admiras y haz como si fueras él o ella, ensaya, ya sabes que esto va de practica también.

En el siguiente vídeo os invito a reflexionar un poco más sobre la Inteligencia de Vida.

Post by Ana Asensio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *